top of page

TU CASA RURAL PARA COMUNIONES EN MÁLAGA

¿POR QUÉ ELEGIR LA CASA RURAL HACIENDA LOS OLIVOS PARA CELEBRAR LA PRIMERA COMUNIÓN DE TUS PEQUES?

  • Dormir muy muy comodamente hasta 26 personas (sin literas). 👨‍👩‍👧‍👧👨‍👩‍👧‍👧👨‍👩‍👧‍👧👨‍👩‍👧‍👧👨‍👩‍👧‍👧

  • Casa Rural en Álora Hacienda Los Olivos para 80 invitados. 🥳🥳🥳🥳🥳🥳

  • Aire Acondicionado (en 5 de los 6 cuartos) y WiFi y leña sin coste adicional. 🌬️📶🔥

  • 6 habitaciones grandes grandes. Todas vestidas tanto para verano como para invierno. No hay literas. 🛌

  • 4 baños enormes. El agua caliente funciona bien el 100% de las veces. Equipados con toallas y enseres de higiene.

  • Parking gratis/privado para 12 vehículos. 🚗

  • Menaje completo para 26 personas. 🍽️

  • Sí necesitas soluciones de catering, mesas, sillas, decoración y atracciones te podemos ayudar gustosamente con proveedores locales de confianza. 🪑

  • Cocina de 45m2 100% equipada. 🔪

  • Zona comedor interior para 12 personas. 😋

  • Porche exterior/comedor para 12 comensales. 😋

  • Terrazas exteriores cubiertas para 60 personas.

  • Piscina privada salada de 15 x 8 metros. 🏊‍♀️

  • Campo de fútbol para niños. ⚽

  • Cama elástica y columpios. 🦘

  • 2 barbacoas. 🍖

  • 1 frigorífico grande, 1 medio, 1 pequeño y un arcón congelador. 🧊

DESCUBRE EL MENU IDEAL PARA TU COMUNIÓN.

En Hacienda Los Olivos queremos que en un día tan especial, todos se lo pasen de maravilla y se relaman de gusto. Los padres por un lado, no queremos que se tengan que preocupar en preparar la comida ni que tengan follones con las mesas y sillas. Nosotros nos encargamos de todo. Los niños por otro lado. Aunque sabemos que los peques al final se lo pasan mejor que nadie, para este día especial le tenemos que preparar al protagonista de la fiesta sus platos favoritos (dinos cuáles son y nos encargamos de prepararlos más que encantados). Y por supuesto, los invitados, familiares y amigos , que tienen que salir bien repletos y satisfechos con la comida. En Hacienda Los Olivos tenemos la gran suerte de disponer de cocineros locales, que utilizando recetas de nuestra tierra y utilizando productos de nuestras huertas y corrales, preparan un almuerzo adaptado a tus gustos y necesidades.

​

En Hacienda Los Olivos no hay caterings. Hay comida. Cocinada y preparada en el momento. Comida de verdad. Sabrosa. Rica. Abundante. Aquí se viene a comer. Esto es campo. Que se note!!!

ZONA DE JUEGOS PARA TUS COMUNIONES.
CASA RURAL CON PISCINA PARA TU COMUNÍON.

¿Podemos hablar sin tapujos? Los niños comen lo justo, y están loquitos por largarse todos juntos a jugar y hacer el cabra. Por lo menos en Álora somos así 😂. Los padres quieren disfrutar tranquilamente de la comida y la sobremesa, sabiendo que sus peques se lo pasan en grande. En Hacienda Los Olivos tenemos planes para que l@s niñ@s no se aburran, para que jueguen como loc@s y terminen el día rendid@s y felices.

​

Contamos con una piscina enorme!! Y un campo de futbito que hará las delicias de los más futboleros. Pero si queremos añadirle un poco de emoción extra a la cosa, podemos instalar un tobogán acuático, un toro mecánico o una fiesta de cañones de espuma! Vamos, que es imposible que no se lo pasen bomba!! 

10 IDEAS DE COMO PREPARAR LA PRIMERA COMUNIÓN DE TU PEQUE

Parece que fue ayer, pero ya han pasado más de 10 años desde que nació tu peque. Ya toca organizar su comunión!! Madre mía. Qué rápido pasa el tiempo. Para los padres es un hito muy importante, pero no vamos a negarlo, es estresante también. Organizar una comunión tiene su faena y queremos que salga todo bien para que nuestro peque lo pase en grande y los invitados estén a gusto y disfruten de la velada. Una vez tomada la decisión, toca armarse de mucha paciencia pero también de ilusión. Si hacemos las cosas bien, nos organizamos con el tiempo suficiente y sabemos todos los pasos a seguir, celebrar la comunión no será tan difícil. En Hacienda Los Olivos queremos compartir contigo todos los pasos, trucos, ideas y detalles necesarios para que la comunión de tu todavía niño salga de maravilla. Ahí vamos!!!

1. Primera Comunión. Sitio y fecha.

Fecha y sitio. Son el punto de partida para toda Primera Comunión que se preste. Normalmente, las familias suelen iniciar la búsqueda del sitio hasta 1 año antes, pero siguiendo estos consejos, podrás celebrar la comunión con 5 meses de antelación. El primer factor a tener en cuenta es si la comunión la va a realizar tu peque solo, o en compañía de otros niños.

 

CELEBRACIÓN DE LA COMUNIÓN EN GRUPO.

 

Si la comunión se celebra de manera conjunta con otros niños, lo que es la celebración de la Comunión en si viene ya organizada por la Parroquia o el Colegio. Poco margen tenemos aquí para introducir nuestras ideas o apetencias. Las comuniones en grupo suelen necesitar más follon de papeleos y burocracias, por lo que la fecha de la celebración, a veces, nos la dan con poca antelación.

 

CELEBRAR LA COMUNIÓN SOLO DE TU HIJ@.

 

En estos casos, tu pequeñín será la estrella absoluta del día, y será él el único que reciba su Primera Comunión. En estos casos es donde se pone a prueba la capacidad de los padres para organizarlo todo. Toca elegir fecha, parroquia y un sitio adecuado para celebrar la fiesta posterior a la comunión. Un detalle importante, es que en el 99% de los casos, la Primera Comunión se celebra los sábados por la tarde o los domingos por la mañana.

2. Lista de invitados de la Primera Comunión.

Decidida la fecha y el sitio donde vamos a celebrar la primera comunión, es inevitable pensar en la lista de invitados. ¿A quien invito madre mia?! En este momento, mas que a quien invito, la pregunta será a cuantos invito. Y esto es así porque en función del número de personas que acudan a la celebración tendremos que organizar todo lo demás. Desde la iglesia donde se celebre la Primera Comunión hasta el sitio donde realizamos el convite posterior para agasajar a los invitados. Cuantas más personas invitemos, más presupuesto necesitaremos y viceversa.

 

Lo tradicional en una Primera Comunión es invitar, como es natural, a los padrinos y a la familia, aunque muchas de las veces la lista se amplía también a amiguitos del cole y algunos padres con los que tengamos una relación de amistad, amén de cualquier otra persona que por el motivo que sea ocupa un lugar especial en el corazón de la familia. Teóricamente, la lista de invitados de una comunión no es una lista de invitados de boda, por lo que no hay que volverse tan locos como cuando nos casamos. El número de invitados variará en función de nuestro presupuestos, del sitio que hayamos elegido, de lo íntimo que queramos que sea la celebración... Sin contar con el núcleo familiar que convive, los tíos y primos suelen ser los primeros en la lista de invitados, seguidos de las amistades más íntimas de los padres y amiguitos de tu peque, que muchas veces podrán ser los hijos de tus mejores amigos. Si tenemos la suerte de contar con una familia muy muy grande, y al mismo tiempo el presupuesto no nos llegue para todo lo que nos gustaría, a veces las invitaciones fuera de la familia se limitan a algunos amigos del pequeño y tendremos el tacto necesario para no enemistarnos con amigos a los que quizá no podamos invitar.

3. ¿Que presupuesto tenemos para la Primera Comunión?

Este es directamente el tema central en torno al cual girará todo lo relacionado con la comunión. Cada paso que demos estará vinculado al dinero que nos podamos gastar. Este es el momento de hacer una lista (en papel o mental) de todos los elementos que será necesario tener en cuenta para organizar la comunión: parroquia, restaurante, casa, finca, cortijo o sala de eventos para el convite, el vestido, los detalles que se suele tener con los invitados, el fotógrafo, etc...

 

Tendremos que hacer un cálculo de cuánto nos va a costar todo esto, y claro, el número de invitados es clave para llegar a una cifra final. Cuando sepas lo que te costará aquello que has ideado es el momento de ver si encaja en nuestro presupuesto (es más fácil imaginar que luego hacer las cosas). Si tu imaginación y el presupuesto se han puesto de acuerdo, enhorabuena!! Si no es el caso (que suele pasar a menudo. Tranquilo, no te pasa solo a ti), pues llega el momento de los ajustes (recortes queda muy feo). A lo largo de esta artículo compartiremos contigo algunos trucos de donde cortar sin deslucir el evento. También puede ser interesante si encuentras algún proveedor que te permita pagar en plazos.

4. ¿Donde celebrar la Primera Comunión?

Pensar en el sitio donde vamos a celebrar la comunión es algo automático, pero tenemos que echar el freno y pensar primero a cuantas personas vamos a invitar aproximadamente. Dependiendo del número de personas que invites podrás celebrar la comunión en un restaurante, una casa rural, una sala de fiestas o incluso en tu propia casa. Celebrarlo en casa tiene la ventaja de que sale todo más barato, aunque por norma lo que se busca en este tipo de celebraciones es salir a buscar algo diferente que nos saque de la rutina. Hacerlo fuera de casa sale más caro, pero si eliges bien el sitio, donde te ayuden con la comida, las mesas y las sillas, casi no te tendrás que preocupar con nada. Bueno, casi nada.

Celebrar la Primera Comunión en una casa rural.

Festejar la primera comunión en una casa rural es una opción que te ofrece alternativas muy interesantes y que no podrás encontrar en otros locales. La principal es que si la celebración se desmadra un poco o terminamos muy cansados, podemos pernoctar en la casa. No tener que coger el coche después de la celebración, cuando, seamos sinceros, caerá alguna cerveza o alguna copa de más, pues te permite disfrutar a tope de la fiesta sin la preocupación de tener que conducir después.

​

No todas las casas rurales, pero muchas seguro que sí, te permitirán personalizar tu evento o incluso te ayudarán en esta misión. Puedes buscar una casa rural que se encargue de la animación de los más peques, de la comida y de alguna logística para la celebración, como las mesas y sillas. Aquí debes tener en cuenta que existen dos modalidades de casas rurales que celebran Comuniones. Unas, que se encargan absolutamente de todo, y naturalmente cobran por ello, y otras que no se encargan de todo, pero si te ayudan mucho en todo lo que puedan, y te proveerán de contactos de confianza de proveedores locales que te ayuden con la comid, logística, diversión para los niños... Normalmente esta segunda opción suele ser sensiblemente más económica.

​

Las casas rurales, además, suelen contar con el aliciente de que disponen de un amplio espacio exterior ajardinado, que puede tener piscina y zona de barbacoa, y una amplia zona para que los niños puedan jugar mientras los padres disfrutan de la velada con tranquilidad.

​

En Hacienda Los Olivos sugerimos siempre que se elijan sitios que tengan zonas al aire libre, donde los niños puedan correr, jugar y hacer el indio sin peligro. Hay muchas casas rurales, como Hacienda Los Olivos, donde además puedes colocar atracciones tales como castillos hinchables, campo de fútbol, piscina etc. Si lo deseas puedes pensar también en contratar un animador, aunque la verdad es que si el sitio reúne las condiciones que referimos anteriormente, los niños se las apañaran para jugar sin molestar a los mayores que estarán tomando algo en la sobremesa.

Celebrar la Primera Comunión en un restaurante.

Si te decantas por hacer la celebración en un restaurante, la buena noticia es que hay muchos restaurantes que son especialistas en este tipo de eventos. Mientras antes busques el restaurante, mayor es tu posibilidad de aceptar y conseguir un mejor precio. Si lo dejas para última hora y el restaurante siente que tienes prisa, no dudarán en cobrarte algo más.

 

A la hora de reservar, es bueno siempre tener al menos dos presupuestos. Para que puedas comparar no solo el precio, pero también el servicio que el restaurante te presta antes de que lo reserves. La manera en como te tratan antes de reservar dice mucho de como te trataran una vez que hayas reservado.

 

Puede pasar que los restaurantes especializados en comuniones cobren un poco más caro. Si quieres aligerar el gasto puedes buscar restaurantes de menú o con buffet. Hablando con ellos te pueden hacer un precio interesante y personalizar un poco el menú. Habla con varios, y seguro que alguno se esforzará para adaptarse un pelin a tus necesidades.

​

Una vez elegido el sitio, y estás segurísima de que lo que quieres, no lo puedes dejar escapar. Así que si necesitas adelantar alguna señal que no sea excesiva, es mejor hacerlo para no tener sorpresas desagradables de última hora.

Celebrar la Primera Comunión en un tu propia casa.

Optar por una solución casera tiene muchas ventajas, siempre y cuando puedas contar con una zona exterior, como un patio o un jardín. Esta opción te puede dar más dolores de cabeza en lo que toca a su preparación, pero en cambio te saldrá más económica y eres más libre de organizarla totalmente a tu gusto y darle un sello más entrañable y personal al evento. Puedes realizar cualquier actividad que quieras sin tener que pedir permiso. Tu eliges la música, el momento en el que se dan los regalos o cuando se proyecte un video que hayas preparado.

 

Evidentemente no todas las casas cuentan con la capacidad y condiciones necesarias para acoger según qué celebraciones. Aun así, si sigues queriendo hacerlo en una casa, quizá un familiar prestable o un amigo íntimo se presten a dejar hacerlo en su domicilio con el compromiso de ayudar a limpiar después claro.

 

Según las personas a las que invites, si no son demasiadas, talvez puedas tú mismo preparar la comida, una merienda cena sin grandes pretensiones pero saciante y sabrosa. Ten en cuenta que si lo haces en tu casa, todos los invitados valorarán el esfuerzo que estás haciendo y serán muy comprensivos con las decisiones que tomes. Una alternativa un pelin más cara pero que puede resultar muy cómoda es contratar un catering o un restaurante que entregue la comida en tu domicilio. Una idea muy chula, en el caso de que se cuente con un exterior amplio es contratar un food-truck. Están muy de moda, sorprenderás a los invitados y pueden cocinar igual de bien que en el fogón de un restaurante.

5. Cómo gestionar las invitaciones de familiares y amigos

Es siempre recomendable poner negro sobre blanco la lista de invitados, para que no quede nada al azar. Algunos invitados puede que asistan sólo a la ceremonia y no vayan al banquete, otros puede que hagan exactamente lo contrario y otros puede que lo hagan todo y te acompañen del principio a fin de este día tan especial para tu pequeño. Como siempre, el número de invitados está directamente relacionado con el presupuesto que manejes y la capacidad del sitio de la fiesta.

 

Empieza por lo más fácil. La familia más cercana primero y luego los amigos más íntimos de los papis. Pero eso sí, recuerda que el protagonista del día es tu niño, de modo que asegúrate que sus mejores amiguitos están invitados, pues serán ellos los encargados de crear jolgorio y animación durante la velada.

 

Cuando tengamos definido el presupuesto y elegido el local de la celebración, ahora sí será el momento de avisar a los invitados. No recomendamos pedir opinion de amigos o familiares de donde vamos a realizar la fiesta, pues eso nos llevará a una situación de caos asegurada. Ahora bien, si existe una persona especial que no pueda faltar a la celebración, y tenga algún impedimento de salud para desplazarse demasiado, podrás considerar hablar con el primero y pedirle su opinion. Agradecerá el gesto y seguramente hará un esfuerzo para ir al sitio que tu hayas decidido.

 

Atrás quedaron las invitaciones hechas en carta con letras arabescas. Whatsapp es la herramienta estándar para enviar las invitaciones. Hoy día existen aplicaciones gratuitas y sencillas de usar que te permiten crear una plantilla digital y hacer una invitación con un toque personal. Lo chulo chulo sería que en la invitación participase el el rey de la fiesta, y que la invitación lleve también su sello personal. También puedes recorrer al método tradicional, de imprimir las invitaciones y mandarlas por correo. Es más lento y engorroso, pero también causa un mayor impacto emocional en la persona que recibe la invitación. Naturalmente no podemos olvidar colocar en la invitación, la hora, fecha y local de donde se realizará la ceremonia así como la posterior celebración.

6. El elemento más simbólico de la Primera Comunión: el traje o vestido.

Escoger qué tipo de traje llevará nuestro beibi puede ser una tarea delicada si no se tienen las ideas claras. Tranquilidad, Hacienda Los Olivos te dará algunos consejos que te pueden resultar útiles.

​

Antes que nada debemos tener en cuenta que al niño, ponerse el traje, no le va a hacer la misma ilusión que a ti. Por ello, el requisito primordial de cualquier traje, es que le resulte al niño totalmente cómodo. Piensa que si el niño no está cómodo, esa incomodidad caerá sobre ti, ya que él no dejará de recordarte que le molesta esto o aquello. 

​

A la hora de comprar el traje lo puedes hacer yendo en persona a una tienda, o comprarlo online. En el caso de que lo compres online, si eliges bien la tienda, no tendrás ningún problema. Las mejores tiendas te piden solo algunas de las medidas del niño y ellas se encargan de lo demás, asegurándote que el traje le quede como un guante al pequeño. En lo que toca a precio, bueno, es como todo. Hay trajes que lucen muy bien a partir de 70€ y los hay que se pueden ir hasta los 500€ o más.

 

Es importante manejar bien los tiempos con el traje. Normalmente, el plazo que manejan las tiendas para cortar un traje de comunión suele ser de 1 mes. Cuanto antes empieces los preparativos de elección del traje, mejor, pues ello te permitirá corregir algún imprevisto o ajuste personalizado de última hora.

​

Un consejo que damos siempre, es que hagamos partícipe al niño en la elección de su traje. No te preocupes demasiado si el vestido te parece un poco infantil. Al fin y al cabo, la Primera Comunión señala un hito importante en la vida del niño, que pronto dejará de serlo para tornarse un adolescente. Así que esta sea quizá una de las últimas oportunidades que tendrás para verlo vestido como un rey pero con ese toque infantil que seguramente echarás de menos en un par de años cuando crezca. Haciendo partícipe al niño en la elección de su ropa, verás que se emocionará tanto con lo que lleva puesto que con los regalos que recibirá ese día.

Cómo elegir el vestido de Comunión para una niña.

Las chicas suelen tener una opinion mas definida sobre gustos de su indumentaria. Pregúntale si le gustaria un vestido más sobrio o por el contrario prefiere uno más recargado con adornos y encajes.

 

Los vestidos para niñas dan mucho juego, y las combinaciones que se pueden hacer con él son múltiples. Puede tener o no mangas, elegir diferentes tejidos, que sea más corto o más largo. Ya para no hablar de otros complementos para el pelo, o pulseras, collares y pendientes.

 

A nosotros, personalmente, nos gustan los vestidos sencillos, donde su atractivo esté en el tejido elegido o en el corte, más que en los adornos o en la mezcla de texturas. Se trata de que la atracción principal sea tu pequeña, y no el vestido. Una de las cuestiones que debes tener en cuenta es procurar que el vestido no se arrastre por el suelo al llevarlo. Primero porque previenes tropezones innecesarios así como evitas que se ensucie. Por otro lado, parece ser que debido a que las niñas son cada vez más altas, el llevar el vestido más cortito les confiere un adorable punto infantil.

Cómo elegir el vestido de Comunión para una niño.

La elección del traje para los niños suele ser más sencilla y rápida. Podemos optar por el traje de marinero o almirante, un traje de chaqueta clásico u optar por algo más deliberadamente casual, como unos pantalones pitillo y una camisa de lino bajo una chaqueta.

Complementos del traje de comunión.

Esta cuestión es esencialmente relevante para las niñas. Fajines, cancanes, adornos para el pelo... Existen infinidad de soluciones y combinaciones. Dejamos aquí como un breve apunte lo bien que quedan las diademas, elegantes, cómodas y sencillas, con un peinado adecuado. Si queremos rematar bien la faena, los zapatos deberán ir a juego con el estilo que hayamos elegido para el vestido y los complementos.

7. Recordatorios de la Primera Comunión.

Por regla general se trata de una pequeña tarjeta que incluye el nombre del niño, el motivo de la celebración así como la fecha del mismo. Los padres pueden querer incluir una frase de agradecimiento por la presencia del invitado, y en este caso lo más emotivo es que sea el propio niño el que la escriba de su puño y letra. Esta tarjeta la puedes personalizar de mil maneras, pero a poco que tu hijo sea capaz de dibujar, quedaría muy bien que el motivo de la tarjeta llevará su sello. Conseguirás un recordatorio original y que sorprenda a su destinatario.

 

La forma más económica de realizar los recordatorios es realizarlos en alguna de las múltiples aplicaciones gratuitas online, llevar el fichero a una papelería y que te lo impriman en el tipo de papel o cartulina que desees.

 

Si quieres lucirte un poco más, podrás añadir al recordatorio alguna foto, figuritas, llaveros, bolígrafos... Si los trabajos manuales no te asustan puedes incluso hacer a mano una pulsera para las mujeres con una cinta blanca y un pequeño crucifijo. Deja volar tu imaginación. Igualmente hay muchas marcas que comercializan motivos específicos para este tipo de celebraciones.

​

Otra idea que funciona muy bien es entregar a cada invitado una chocolatina a la que pegas la tarjeta. Los más pequeños agradecerán esta idea ya que se comerán su chocolate y seguramente el de sus padres también!

 

Como dijimos anteriormente con la ropa, deja que tu hijo participe todo lo que pueda en la realización del recordatorio. Que el niño sienta que es algo hecho por él o con él, le dará un valor añadido y como colofón, si es el niño es el que entrega personalmente los recordatorios a cada invitado, entonces tienes asegurado un momento inolvidable para todos los asistentes. 

 

Si logras esto último que te decimos, puedes aprovechar el momento de la entrega de los recordatorios para inmortalizar el momento con fotos que capten la sorpresa de los invitados y la carita que ponga tu peque en el momento de entregarlos.

8. Adornos de la fiesta y entretenimiento

Decoración.

La decoración deberá estar relacionada con el sitio que hayas elegido para realizar la celebración. Si por ejemplo, vas a un restaurante especializado o la haces en tu casa, tendrás total libertad para decorar el espacio a tu gusto. Puedes emplear globos, flores, mobiliario específico, luces...

 

Queda también muy bien decorar una mesa específicamente con un motivo o tema alusivo a la celebración. En internet encontrarás muchas ideas de cómo personalizar una mesa para que puedas crear sensación. Imagínate una mesa con forma de carrito de palomitas, una fuente de fondue de chocolates... De todos modos, la decoración, que puede hacer que se dispare el gasto, es un extra del que siempre puedes prescindir, o reducirlo al maximo.

Diversión.

Volvemos a lo de siempre. La Comunión está pensada para que los niños se lo pasen bomba. Hay muchas ideas para que se lo pasen de escándalo. Si son niños, y el sitio tiene un jardín donde poner porterías plegables, ya tienes el éxito asegurado. Una cama elástica hará también las delicias de muchos de ellos, sobre todo aquellos que por vivir en ciudad, no tengan tan fácil acceso a este tipo de atracciones. Los castillos hinchables, que se alquilan baratos para un día, son siempre una apuesta ganadora donde se tiran horas jugando. Si quieres darle un toque más sofisticado al tema, puedes incluir un photocall, donde los propios niños se hacen las fotos, sin la injerencia de los mayores, así que las fotos que saldrán seras super divertidas, espontáneas y seguro que os hinchareis de reir al verlas.

 

Igualmente podemos echar mano de profesionales de la animación: magos, globistas, payasos... La idea de un maquillador suele funcionar muy bien siempre, tanto para los niños como las niñas. Al poco rato tendrás una fiesta plagada de mariposas, arañas, vampiros o princesas...

9. Fotografía y Video

Esta opción se lleva en el caso de que el presupuesto lo permita. Aunque las fotos sacadas con el móvil salen geniales, la verdad es que las fotos profesionales tienen siempre un poso diferente, y seguramente se guarden durante muchos años para ser revisitadas en un futuro en el que echando la vista atrás nos acordemos de lo guapos y pequeños que una vez fueron nuestros peques. Si las fotos se hacen con los móviles, entonces está todo hecho. Solamente te tienes que preocupar de pedirles a los invitados que te manden las fotos que has sacado ellos.

SIGNIFICADO E HISTORIA DE LA PRIMERA COMUNIÓN

El Sacramento de la Primera Comunión lo suelen tomar los niños sobre los nueve años de edad. Durante el Sacramento de la Primera Comunión, el niño recibirá por primera vez el cuerpo y la sangre de Jesucristo, siendo requisito indispensable para tomar tal Sacramento, haber hecho lo propio con los del bautismo y la penitencia.

​

Este Sacramento, en términos generales, se suele tomar en grupo, aunque el Catolicismo permite que este rito se produzca en solitario y a cualquier edad, siempre que se lleve a cabo la preparación necesaria y se cumplan todos los requisitos.

​

En el presente, en España, la Primera Comunión adquiere tintes de casi una boda. El día anterior al rito, se realiza la última prueba del vestido o traje para el suceso, el niño recibe una gran cantidad de regalos de los familiares o amigos que acudirán a la celebración. Es igualmente frecuente que se compren detalles o recordatorios que serán entregados a los invitados a la fiesta que sigue a la ceremonia.

Todo este ritual, y toda la logística que lleva aparejada (invitaciones, sitio de la celebración, comida y bebida, regalos...), hacen que celebrar una Primera Comunión se parezca cada vez más a celebrar una boda.

​

No obstante, en esta entrada, nos centraremos exclusivamente en el significado espiritual y religioso que conlleva tomar la Primera Comunión y como ello puede marcar el devenir de la vida de un catolico.

 

El ritual de la Primera Comunión gira alrededor de la celebración eucarística, siendo oficiada siempre por un presbítero, al contrario de la Iglesia Ortodoxa, donde la comunión se da a los niños en el mismo momento en que son bautizados. En la Iglesia Católica solamente toman la Primera Comunión los niños que se hallan en pleno uso de sus facultades mentales.

1. ¿Qué es la Primera Comunión?

La Primera Comunión es la conmemoración de la Iglesia Católica donde los más pequeños, por primera vez en su corta vida, participan por vez primera en el Sacramento de la Eucaristía, recibiendo la Comunión.

​

La Divina Comunión es la máxima expresión de la presencia del Redentor en la Eucaristía, donde el hombre, hecho a su imagen y semejanza, lo recibe, sacramentado, en forma de pan y de vino.

​

Al tomar los elementos sacramentados, estamos recibiendo a Jesucristo vivo, en cuerpo con el pan, y en sangre con el vino, gracias a la divina Transustanciación.

​

La Primera Comunión es la primera vez en la que, personalmente, nos encontramos con Él, y permanecerá en nosotros por amor e invitándonos a participar en su Pascua. Con la Sagrada Comunión, el hombre recibe a Jesucristo, que es el divino aliento que alimenta nuestras almas, concediéndonos su Gracia y otorgandonos la vida eterna.

2. ¿Qué es la Eucaristía?

La Eucaristía es el principal de los Sacramentos, instituido por Jesus en su Última Cena.

 

En el transcurso de la cena, rodeado por sus discípulos, transustanció el pan y el vino en su propio cuerpo y sangre, y se los dio a comer. De este modo, les hizo partícipes de su sacerdocio, y les encomendó que repitieran siempre ese ritual en su memoria.

 

«Cumplimos este mandato del Señor celebrando el memorial de su sacrificio. Al hacerlo, ofrecemos al Padre lo que Él mismo nos ha dado: los dones de su Creación, el pan y el vino, convertidos por el poder del Espíritu Santo y las palabras de Cristo, en el Cuerpo y la Sangre del mismo Cristo: así Cristo se hace real y misteriosamente presente«. (CIC 1357).

​

Desde ese momento, el presbítero, en la Santa Misa, al declamar las frases de la Consagración, Cristo se vuelve presente, en Cuerpo, Sangre y Alma y Divinidad, de modo que en ese divino momento, Jesús, está real y sustancialmente presente con nosotros.

​

La Eucaristía ha de ser tenida en cuenta como una acción donde el hombre derrama sobre el Señor su accion de gracias y alabanzas al Padre, que nos ofrendó a su Hijo, como ruego de su sacrificio, y como presencia de Jesús mediante el poder de su Palabra y de su Espíritu.

 

La Eucaristía, conjuntamente con el Bautismo y la Confirmación, son los 3 sacramentos donde se asientan los pilares de la vida cristiana.

La abundancia de este sacramento se manifiesta a través de distintas denominaciones: acción de gracias a Dios; banquete del Señor; fracción del pan; Asamblea Eucarística; memorial de la pasión y resurrección del Señor, Comunión y Santa Misa.

​

«La Eucaristía es el corazón y la cumbre de la vida de la Iglesia, pues en ella Cristo asocia su Iglesia y todos sus miembros a su sacrificio de alabanza y acción de gracias ofrecido una vez por todas en la cruz a su Padre; por medio de este sacrificio derrama las gracias de la salvación sobre su Cuerpo, que es la Iglesia». (CIC 1407).

​

Para que nuestra alma se encuentre en estado de Gracia para poder recibir en puridad al Señor, hemos de someternos previamente al sagrado sacramento de la Confesión.

3. ¿Cuales son los requisitos para recibir la Primera Comunión?

1. Bautismo.

Hemos de recibir el primero de los Sacramentos, puerta iniciática e indispensable hacia la Salvacion. Con el bautizo, se inician los preparativos de nuestra alma para en un futuro poder recibir la Santa Comunión.

​

La acción bautismal borra del nacido todo rastro del pecado original, recibiendo la  Gracia Santificante, formando parte desde ese momento del rebaños de fieles de Dios, como hijos Suyos, incorporandonos a la Iglesia y tornándonos a cada uno de nosotros en Templos del Espíritu Santo.

​

Desde el momento del Bautismo, los padres se tornan responsables de que el bautizado cultive ese encuentro personal con Jesús, en el día a día, en familia, en la amistad, en el colegio...

​

Poco a poco, se va formando al niño, hasta que esté preparado para la Catequesis, donde, durante años, se les prepara para que su espíritu esté preparado para gozar del recibimiento de la Primera Comunión.

2. Catequesis.

El catecismo dura aproximadamente dos años y medio, a lo largo de los cuales el niño va adquiriendo un consciente conocimiento de los pilares de la fe católica, al igual que aprender a recitar las oraciones principales así como asimilar el significado de los sacramentos.

​

Se les va inculcando, poco a poco, de manera que lo puedan entender e interiorizar, el significado del misterio de Jesus, para que puedan recibirla con pura fe y devoción.

​

Asimismo se les habilita para que puedan desentrañar la importancia que la preparación espiritual y el cultivo del alma tienen como acciones previas para recibir por primera vez el divino sacramento de la Eucaristía.

​

Los padres de los niños, orientados por los sacerdotes y catequistas, asumen el compromiso de educar a sus hijos en la fe católica.

3. Confesión.

Para que el Espíritu Divino de Jesús pueda penetrar limpiamente en nuestras almas, se hace imprescindible que se prepare al niño en el sagrado sacramento de la Confesión.

 

El niño deberá entender que a través de la Confesión se alcanza la misericordiosa conexión con Dios, El cual nos absuelve de todos los pecados que hemos cometido tras el bautismo, y se sirve de la absolución que nos otorga el sacerdote para tal efecto.

 

Estos son las pautas necesarias para poder recibir el sacramento de la confesión:

 

  1. Examen de conciencia.

  2. Arrepentimiento de los pecados.

  3. Compromiso de rectificación.

  4. Comunicar los pecados al padre.

  5. Asumir el castigo de la penitencia.

​

Es fundamental que el niño perciba la indignidad del pecado, la vital importancia que toma el acto de arrepentirse, la convicción de no recaer en los errores y faltas cometidos y el efecto salvador que causa comunicarle al sacerdote sus pecados, aunque ello les avergüence.

 

Al niño hay que ensalzarle la importancia que adquiere esta confesión primera y la posterior comunión, que abre la senda para una jornada de amistad con Jesús. Este lazo de amistad con Jesus es fundamental que permanezca siempre presente en el espíritu de los católicos.

4. ¿Que edad es la adecuada para recibir la Primera Comunión?

Es muy recomendable que los niños tengan la suficiente capacidad de discernimiento y atributos intelectuales suficientes para entender el significado de la primera comunión, la cual se produce entre los 7 y 12 años de edad.

 

Esta es la transcripción literal del decreto proclamado por Pio X, "Quam Singulari (p. 10), en el que hace referencia a la edad de la Primera Comunión.

 

“I) La edad de la discreción, tanto para la Confesión como para la Sagrada Comunión, es aquella en la cual el niño empieza a raciocinar; esto es, los siete años, sobre poco más o menos. Desde este tiempo empieza la obligación de satisfacer ambos preceptos de Confesión y Comunión. II) Para la primera Confesión y para la primera Comunión, no es necesario el pleno y perfecto conocimiento de la doctrina cristiana. Después, el niño debe ir poco a poco aprendiendo todo el Catecismo, según los alcances de su inteligencia. III) El conocimiento de la religión, que se requiere en el niño para prepararse convenientemente a la primera Comunión, es aquel por el cual sabe, según su capacidad, los misterios de la fe, necesarios con necesidad de medio, y la distinción que hay entre el Pan Eucarístico y el pan común y material, a fin de que pueda acercarse a la Sagrada Eucaristía con aquella devoción que puede tenerse a su edad”.

5. ¿Cuál es el fin de la Primera Comunión?

Abrazar a Cristo en el sacramento de la Comunion nos confiere los siguientes frutos:

  • La unión a Cristo se torna más íntima y personalmente misteriosa.

  • La comunion nos ofrece una barrera para manternos distantes del pecado. Para que esta produzca el efecto deseado es imprescindible que nuestro espiritu permanezca puro, sirviendo para tal fin el sacramento de la Confesion.

  • Nos otorga la virtud de la caridad, cuya vitalidad es dificil de sustentar sin el alimento que nos proporciona la Eucaristía, que elimina los pecados insustanciales. Refuerza el hambre de hacer el bien, y fortalece nuestro amor.

  • El amor que vamos progresivamente recibiendo en el acto divino de recibir a Cristo, nuestra amor se refuerza, y sirve de elemento oclusivo para futuros pecados mortales.

  • Mediante el sacramento divino de la Comunion, se produce la alianza sagrada con el Cuerpo de Cristo, conformado asi la Iglesia.

  • Siendo la Eucaristia el acto más sublime de la caridad, la nuestra se transforma y su vigor se refuerza en favor de los desamparados.

6. Celebración de la Primera Comunión

La Santa Misa se consagra especialmente para los niños, que por vez primera, abrazan al Salvador en la Comunión, siendo ellos el epicentro de toda la ceremonia, en la cual suelen estar acompañados por familiares, padrinos y amigos.

​

El párroco, normalmente, transmite unas palabras de acogida, antes de proceder al sacramento eucaristico. Las lecturas que declamará giran todas en torno a este Misterio Divino, del mismo modo que la homilía va dirigida al niño, de modo a que pueda comprender y abrazar la Palabra.

​

Durante la Eucaristía se renuevan los votos del Bautismo, siendo que esta vez, son los propios niños los que proceden a tal renovación, toda vez que durante el bautismo, sus padres lo hicieron en su nombre.

7. ¿Qué simbolismo atesoran algunos elementos que lucen en la Eucaristía?

En este día que marca un hito en la vida de los menores, los niños no se visten de forma habitual, si no que adoptan una indumentaria particular.

​

La vestimenta trasluce los siguientes significados:

​

  • El vestido de la niña es blanco como el armiño. El blanco como símbolo de pureza. Las flores y encajes y demás adornos que ensalzan el vestido simbolizan las buenas obras que dan lustre al alma. La diadema o corona de flores que adorna su cabeza simbolizan a los primeros mártires de la iglesia católica.

  • El traje del niño: el mismo blanco del vestido de la niña simboliza la misma pureza en el blanco de los pantalones. El corte militar pretende transmitir determinación y obstinación en permanecer fiel al camino marcado por Dios. Las insignias y la trencilla simbolizan la victoria en la batalla contra el pecado. El cordón figura el indisoluble vínculo que une al niño con la Iglesia de Pedro.

  • La medalla rememora las promesas que en su día se hicieron en el bautismo.

  • La Biblia que porta el niño es el más preclaro ejemplo de que Jesus está vivo y presente, tanto en la ceromonia como en todos los pasos que dará el niño en el futuro.

  • El Rosario, por su parte, personifica el amparo que proporciona la Virgen Maria, madre del Señor, y las oraciones que a ella le dedicamos.

  • La vela se prende con el ardor del cirio pascual. El fuego que desprende es la luz de Jesus como faro y camino de nuestras vidas, que ilumina la oscuridad de nuestras almas en su rumbo hacia la vida eterna. Simboliza nuestra obligación de ser luz en el mundo predicando las enseñanzas y testimonios de Jesus.

  • La Cruz es la palabra del Redentor en la cruz.

bottom of page